Tizon

FB_IMG_1469115935213

No son Pokémon pero sales a la calle y están en cada rincón. La diferencia es que nadie se suele parar a capturarlos. ¿Por qué se sale a buscar algo virtual si tienes delante lo real y se pasa de largo? Ojalá el fenómeno gatos tuviera tantos adeptos…

No son Pokémon, pero sí evolucionan, con nuestra ayuda, porque es lo único que necesitan, una mano que les dé la oportunidad de vivir para ver su evolución día a día.

 

Aquí podéis ver el primer día de este pequeño. Una persona de las que no miró a otro lado le sacó de la calle, ya había visto a su hermano morir y a otro desaparecer… por cosas como estas llevamos tanto tiempo pidiendo el CES en Talavera.

A pesar de que no podía llevársele a casa, no pudo dejarle morir agonizando y con lágrimas en los ojos al menos le llevó a sacrificar para que no sufriera más. Estaba muy malito pero no lo suficiente para tirar la toalla, por suerte dio con esa veterinaria a la que le dio pena y no pudo sacrificarle con toda la vida por delante. Así que aquí tenemos otro luchador más en la familia Amibichos.

 

Vino con una rinotraqueitis muy fuerte, con la cara, la nariz, ojos y tráquea hinchadísimos, con muchos mocos de pus y sangre, un olor nauseabundo, con el paladar en carne viva, sin poder apenas respirar.

Pero los gatos son capaces de lo peor y lo mejor, así que con sus ganas de vivir va tirando para adelante!

Iremos subiendo la evolución a lo largo de estos días con la esperanza de que termine de recuperarse, de momento, poco a poco, va avanzando.

Gracias a Ruth la persona que le encontró, por no dejarle tirado, por no dejarle morir solo y agonizando, y por haberse hecho cargo de sus gastos.

Cuando esté recuperado necesitará acogida o adopción, si quieres una verdadera experiencia Pokémon únete al reto de ayudar a este superviviente, de entrenarle para ser un campeón de los de verdad y no de ficción.

Está en Talavera, para acoger/adoptar/apadrinar, contacto: amibichos@gmail.com

Para colaborar por sólo 1 euro al mes: www.teaming.net/amibichos